Volver a casa tras vivir fuera – Äddi Lux

La despedida sorpresa :)

Luxemburgo acabó.

Hace ya tres meses que mi aventura centroeuropea llegó a su fin. Y tal y como me pasó al irme de París, es ahora, tiempo después cuando por fin lo declaro en el diario. Aunque el ánimo en que dejé ambas ciudades difiere bastante.

Volver a casa tras vivir fuera siempre lleva su tiempo. Ahora que ya no tengo que contestar lo bien que me ha ido por vivir fuera de nuevo a toda mi familia y amigos, puedo decir que me sobraron algunos meses en Luxemburgo. Y tiene gracia que todo lo que me conquistó durante tanto tiempo, es precisamente lo que me hizo abandonarla. No es una ciudad grande, ni bulliciosa, ni siquiera ruidosa. Es mediana, discreta y amable.
Es una joya histórica que te enamora al instante por su mini palacio real, su naturaleza y su gente bonachona. Pero sin duda, por los balcones naturales de 70 metros que te dan tantas panorámicas desde tantas montañitas distintas. No me hace falta recorrerme el mundo entero para saber que éso la hace única como a ninguna otra. Y preciosa de un modo que sabes que no volverás a encontrar, como un primer amor.

Era, sin lugar a dudas, el lugar que andaba buscando tras varios años en Madrid, con un ritmo de vida muy intenso y a ratos, excesivamente social por motivos laborales. Necesitaba vivir fuera en un sitio para mí, donde oír el silencio y desde el que poder moverme por Europa a mi aire. Luxemburgo me ha dado muchísimo a nivel físico: piso de ensueño a 30 segundos del trabajo y con la mejor panorámica, un jardín que atravesaban todo tipo de aves, de ardillas, de zorritos y ciervos cual peli Disney; un trabajo de lo mío, ¡¡¡un SUELDO DIGNO!!!, “aprender” (ejem) un cuarto idioma, grabar “Moien” como la manera más tierna de dar los buenos días, conocer gente maravillosa de todas partes, perderme por muchas ciudades…
Pero lo más importante que me ha dado era lo que más necesitaba: la soledad para encontrar a la siguiente versión de mí misma.

La identidad cultural en el Mudam

Algunas cosas vinieron y otras las iba buscando yo. Tiré y me ayudaron a tirar muros que por cultura y educación había levantado dentro de mí misma, sobre lo que yo era o lo que yo podía hacer. Y sobretodo, por primera vez me sentí realmente libre y con el poder hacer con mi vida lo que quiera. La libertad de vivir fuera de España de manera completamente independiente.

Y cuando esas lecciones quedaron aprendidas, cuando las cositas que llevamos dentro volvieron a avanzar, es cuando sentí que era el momento de seguir en otra parte.

Para mí, el tiempo para estar sola pasó de ser el necesario a convertirse en tedioso. Y la tranquilidad de hacer cosas a mi bola, a una frustración por no tener actividades de mi interés, o necesitar coche, o necesitar mucha pasta, (en la mayoría de los casos, innecesariamente mucha). Aunque Lux es un popurrí multicultural único, concluí que no es el sitio para alguien con el culo inquieto tan joven como yo. Es un lugar excelente para vivir a largo plazo tranquilamente con una gran calidad de vida, para tener pareja o formar una familia . Como he constatado con mucha gente, es un lugar que “se lleva muy bien” saliendo mucho de viaje fuera.

Con todo, ha sido una experiencia maravillosa en todos los sentidos, y me ha servido para redefinirme a mí misma y, además, darle un nuevo rumbo a mi vida.

Äddi  🙂

About author View all posts Author website

Lidia Chía

Las ganas de salir y vivir otras cosas me llevaron a vivir primero en París, luego a currar en Luxemburgo y acabo de volver de pasar unos meses en la bahía de San Francisco.
Soy diseñadora gráfica pero hago un poco de todo como puedes ver en mi portfolio: www.lidiachia.com. Aunque lo que más me ha divertido ha sido ser monitora de patinaje.
Siempre he mezclado churras con merinas, qué le voy a hacer.

2 CommentsLeave a comment

  • Hola Lidia, he leído algunas de tus publicaciones y me han gustado muchísimo. Gracias por compartir todas esas experiencias que te han enriquecido como persona y profesional. Por favor ayúdame con unas inquietudes, Yo soy profesora de español, inglés y francés y estoy interesada en ir a vivir a Luxemburgo por algunos años y y uno de los temas mas importantes para mí es la educación ya que tengo un hijo de cuarto años que habla español e ingles únicamente, ¿Cómo es la educación en la primaria y secundaria en Luxemburgo? ¿Existe demanda laboral para los profesores nativos de Español? y ¿Que tan fácil o difícil es sacar una residencia o visa de trabajo en ese país? ¿ cómo hiciste tu para vivir por algunos meses? De antemano te agradezco la atención que des a las preguntas.

    Los mejores deseos para ti…
    Alejandra

    • Hola Alejandra!

      Muchísimas gracias por tu comentario! Me alegro mucho de que te guste lo que has leído 🙂
      No sé si te podré ayudar, pero lo intento.
      Si eres residente europea, Luxemburgo es parte de la zona Schengen, por lo que puedes vivir y trabajar allí sin ingún tipo de visado 😉 Si eres de fuera, no sé lo fácil o difícil que puede ser, pero siendo un país con tantos extranjeros no creo que hubiera problema, aunque el visado quizá esté supeditado a una oferta de trabajo, que probablemente sea lo difícil de conseguir.
      Sobre la demanda de profesores de español, diría que poca. En la escuela de idiomas o Institut National des Langues (www.insl.lu) es donde la mayoría de la gente creo que va a aprender. Mi profesora de alemán era catalana! jaja
      Mi caso fue especial porque fui como voluntaria europea y luego me quedé contratada.

      Te recomiendo MUCHO que te unas al grupo de españoles en Luxemburgo, y a los que puedas de expats en Facebook. La gente suele responder a las preguntas muy amablemente y muy bien. Te dejo el de españoles y espero que te pueda servir de ayuda!
      https://www.facebook.com/groups/99500277931/?fref=ts

      Un beso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *