Vivir fuera de España – Quién eres cuando te vas

tumblr_inline_n0qdmiUema1rd6vsu

Te has ido.

Y… ¡Hop!, ahora también.
Y ahora.
Y hace 3 segundos.
Y hace 10.
Y hace 1 minuto, 1 semana, 1 mes…

Ya no eres el mismo que en cualquiera de esos tiempos pasados.
Es una realidad cuántica con la que uno choca especialmente cuando se va a vivir fuera de España o a cualquier otro sitio.
Puede haber pasado muy poco tiempo, pero ya no eres quien eras; ni para ti, ni para los que dejaste, ni para los que te reciben.
Ya no eres la hija, la nieta, la hermana, la amiga, la profe, la becaria, la señora que vive aquí y se gana la vida así, pero que disfruta en sus ratos libres de esto otro.
La que siempre saludaba en la escalera, la que no cruzaba mal cuando había papás esperando pacientemente en un semáforo con sus hijos de la mano, la que una vez por semana se hacía niña cuando llegaba a su cole.

Es como si te hubieses teletrasportado a otra dimensión donde todo aquello queda muy lejano. Parece casi como algo que hayas soñado esta noche.

Te vas y dejas caer tu cómoda y calentita bata de identidad. Te desnudas de todas y cada una las prendas con las que te has ido viviendo en estos años y te presentas a tu nuevo mundo como un lienzo en blanco.

Aquí estás.
Estás aquí.
Aquí.
Ahora.
Y…

“Todo sucede por primera vez.

He visto una cosa blanca en el cielo. 

Me dicen que es la luna, 

pero qué puedo hacer con una palabra y con una mitología. 

Los árboles me dan un poco de miedo. Son tan hermosos. 

Los tranquilos animales se acercan para que yo les diga su nombre. 

Los libros de la biblioteca no tienen letras. Cuando los abro surgen. 

Al hojear el atlas proyecto la forma de Sumatra. 

El que prende un fósforo en el oscuro está inventando el fuego. 

En el espejo hay otro que acecha.”

Jorge Luis Borges – La dicha

 

Te expones al mundo, abres los brazos y le dices “Aquí me tienes” consciente de que ahora eres millones de primeras veces. Aprendes, aprendes, aprendes. Estás todo el día aprendiendo como un crío.

Y a la vez, observas la reacción del anciano tú; cómo encaja tanta novedad después de tanto tiempo.

Toca desmontar quién eres realmente cuando ya no haces lo que antes más te gustaba. Pulir miedos. Enfrentarte a lo nuevo. Discutir con Schrödinger. Exfoliar tu vida de todo lo que te sobra.
Pero hidratar todas sus grietas con el bálsamo de lo bueno que has ido acumulando en tus mudanzas.

¿Qué eres? ¿Qué queda? ¿Que dejas? ¿Qué te define? ¿Qué castillos vas a construir con tus legos?

“Disfruta del pánico que te provoca el tener toda la vida por delante”  como dice Whitman

Prepárate que ya vienes.
Ya llegas.
Aquí.
Y aquí..
Y aquí…

Ahora.

About author View all posts Author website

Lidia Chía

Las ganas de salir y vivir otras cosas me llevaron a vivir primero en París, luego a currar en Luxemburgo y acabo de volver de pasar unos meses en la bahía de San Francisco.
Soy diseñadora gráfica pero hago un poco de todo como puedes ver en mi portfolio: www.lidiachia.com. Aunque lo que más me ha divertido ha sido ser monitora de patinaje.
Siempre he mezclado churras con merinas, qué le voy a hacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *