Teatros y cines de Estados Unidos

Foto de Cinematreasures.org
Foto de Cinematreasures.org

Cuando viajas a EEUU te emociona ir señalando todas esas cosas nuevas que te son familiares gracias al cine y la televisión. Sin duda, una de las más impresionantes que te dejarán boquiabierto en más de una ocasión son sus cines y teatros. Y es que su arquitectura, sus luces de neón, sus juegos de bombillas que parpadean y sus letreros a la antigua usanza tienen un encanto único.

Hoy os traigo 3 de los mejores ejemplos de teatros cines de Estados Unidos según su estilo arquitectónico y, si te quedas con ganas de más, repasamos un poco su historia.
(Si quieres ver las imágenes en tamaño real, haz click derecho, ver imagen).

Paramount Theatre Centre en Anderson, Indiana.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ambientado en un jardín mozárabe español es uno de los llamados teatros atmosféricos, donde lo importante es trasladar al espectador a un lugar a través de la ambientación. El techo imita a un cielo, con estrellas y nubes. Data de 1929 y es obra del arquitecto que llevó a ejecución cientos de ellos en EEUU, John Eberson. Tiene un órgano único que ha sido recientemente restaurado. Hoy día su nombre es “The Paramount Theatre Centre & Ballroom”. Si no pasas por Indiana, pero sí más al sur, tiene un hermano muy parecido en San Antonio, Texas.

 

United Palace Theatre en Nueva York.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El United Palace Theatre es un buen ejemplo de los cines inspirados en palacios, en este caso en un estilo ecléctico de arquitectura o como bien dijo un crítico del New York Times de tipo “Byzantine-Romanesque-Indo-Hindu-Sino-Moorish-Persian-Eclectic-Rococo-Deco”. Fue adquirido a finales de los 60 por un reverendo evangelista y ahora, además de ofrecer shows y conciertos y películas, tiene una función social y religiosa, por que también es llamado el “Palace Cathedral”. Si estás por Nueva York, quizá también te interese visitar otro, auténticamente barroco, el King’s Theatre de Brooklyn.

Paramount Theatre en Oakland, California

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No me he podido resistir a poner esta joya que tengo al lado de casa. Ya desde el exterior le diferencia su mosaico de 34 metros en el que podemos ver todo tipo de personajes de películas. Cuando se construyó en 1931 fue el más grande de la costa Oeste con más de 3000 asientos. Es un cine estilo art decó usado principalmente para conciertos, obras de teatro, shows cómicos aunque también para reposiciones de películas clásicas. Ofrecen tours el primer y tercer sábado de cada mes, que dura dos horas y en el que puedes hacer fotos, por tan sólo 5$. Si tienes la oportunidad, ¡Recuerda que está a menos de 20 minutos de San Francisco en metro! Además, puedes visitar otra joya justo en la calle paralela, el Oakland Fox.

Un poco de historia de los cines americanos

 

 

Todo empezó con el kinetoscope, una especie de caja por cuyos binoculares se podía ver una pequeña película. Su éxito y la necesidad de socializar esa experiencia hicieron que se empezasen a proyectar pequeños films en teatro como elemento de apoyo, hasta acabar convirtiéndose en los verdaderos protagonistas y reyes del entretenimiento.

Es alrededor de 1910 cuando ya se diseñan los movie palaces tal y como los conocemos hoy día. Muchos fueron remodelaciones de los antiguos y otros fueron verdaderas obras de arte completamente nuevas. En todos ellos lo primordial era el confort (cuya palabra en inglés es “paramount”, por si alguien quiere atar cabos) por lo que incluyeron temperatura regulada en la sala y asientos tapizados y lujosos, En parte, esto fue posible cuando las clases altas empezaron a ir a ver películas. Al principio era un entretenimiento para clases medias y bajas dada su sencillez, su precio y los miedos sociales de mezclar unas clases con otras; además de la mala ventilación y del peligro de alta inflamabilidad de las películas. Así pues, cuando el cine incluyó tramas más complejas o actores de teatro reconocidos, las clases pudientes empezaron a mostrarse dispuestas a pagar por dicho entretenimiento. Y, siempre que fuera posible, a separarse del “populacho” gracias a espacios reservados para ellos como los palcos.

Comenzó así la era dorada del desarrollo de los movie palaces, abriéndose más de 4,000 en tan sólo ocho años (1914-1922) y llegando a las 17000 a mediados de los 40. Pero esto llegó a su fin con los nuevos medios de comunicación de masas como la televisión, la migración masiva de las ciudades a los suburbios y sentencias por las que se obligaba a los estudios a vender sus películas únicamente en sus propios cines. Esto provocó que muchos cines independientes (que eran en realidad el 84% de las salas) no pudieran ofrecer dichas películas por lo que la gran mayoría tuvo que cerrar. Por eso aquellas que sobrevivieron fueron aquellas pertenecientes a las grandes productoras, que son los que conocemos hoy en día.

Espero que hayas disfrutado de esta visita por la historia de los cines y teatros americanos, su arquitectura y algunos ejemplos. Y si visitas alguno o tienes alguna sugerencia, ¡No olvides ponerlo en los comentarios!

 

About author View all posts Author website

Lidia Chía

Las ganas de salir y vivir otras cosas me llevaron a vivir primero en París, luego a currar en Luxemburgo y acabo de volver de pasar unos meses en la bahía de San Francisco.
Soy diseñadora gráfica pero hago un poco de todo como puedes ver en mi portfolio: www.lidiachia.com. Aunque lo que más me ha divertido ha sido ser monitora de patinaje.
Siempre he mezclado churras con merinas, qué le voy a hacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *